Patologías del hormigón

El hormigón, es uno de los elementos principales en cualquier edificación, en algunos países se conoce como concreto, lo más habitual es usar cemento, árido y agua para producirlo, cuando se usa para la estructura de los edificios se utilizan varillas de acero para reforzar su resistencia a flexión. No es el objetivo de este artículo estudiar a fondo el hormigón (se puede ver mucha información al respecto en la wikipedia), el objetivo de este artículo es mencionar las principales patologías del hormigón, cómo evitarlas y cómo repararlas.

Patologías del hormigón: Carbonatación de la armadura

Dentro de las patologías del hormigón, la carbonatación de la armadura es la más frecuente, para que todos lo entendamos, se trata de una patología que se produce al producirse una reacción química en el hormigón que provoca que la armadura se oxide, al oxidarse el hierro aumenta de volumen, y hace que el hormigón comience a fisurarse, llegando hasta partirse.

Patologías del hormigón, la carbonatación de la armadura.
Armaduras oxidadas totalmente expuestas

Cómo evitar la carbonatación de la armadura

Como ya hemos dicho la carbonatación es un proceso químico del hormigón, para que este proceso se produzca se necesita agua, por lo que una buena protección del hormigón frente al agua será determinante para evitar la carbonatación. Es bueno realizar una inspección visual de posibles puntos débiles y mantener los recubrimientos en buen estado.

Cómo detectar la carbonatación de la armadura

El proceso de carbonatación es lento, y cuando se producen los primeros síntomas visibles ya es tarde, se empieza a ver una pequeña fisura, en la misma dirección que las varillas de hierro, que indican que el proceso ya está bastante avanzado, si llegamos a este punto lo mejor es reparar como se indica en el siguiente punto  lo antes posible, y determinar cuál es la mejor forma para proteger el hormigón de la humedad.

Cómo reparar la carbonatación de la armadura

La reparación consiste en picar todo el hormigón en mal estado, hasta llegar a la armadura, limpiaremos al máximo el óxido con un cepillo de alambre, y aplicaremos un producto pasivador, para dotar nuevamente de protección a la armadura.  Posteriormente aplicaremos un mortero de reparación, específico para estos usos.

Es importante actuar lo antes posible, ya que si la varilla de hierro se ha oxidado mucho, perdiendo parte de su sección, puede ser necesario realizar un refuerzo estructural, por lo que la reparación puede llegar a duplicar los costes.

(ver «Reparación de estructuras de hormigón«)

Patologías del hormigón: Aluminosis

La aluminosis es una de las patologías del hormigón más grave, se encuentra en elementos prefabricados de  hormigón, generalmente viguetas, la aluminosis es producto de la fabricación de los elementos con un tipo de cemento aluminoso que se usó  en las décadas de 1960 y 1970 en fábricas de vigas sobre todo, el motivo de usar este tipo de cemento es por su corto tiempo de fraguado, lo que facilitaba la puesta en obra más rápido y permitía reducir espacios de secado en los almacenes.

Todos los edificios construidos en esos años son candidatos a tener elementos con aluminosis, aunque no tienen por que ser un problema.

Cómo evitar la Aluminosis

El cemento aluminoso  ya no se utiliza en construcción, por lo que hay que prevenir problemas en los edificios existentes construidos en los años 60 y 70, generalmente los forjados que reciben humedad son más propensas a sufrir deterioro, por lo que habrá que evitar filtraciones, con un buen mantenimiento de la cubierta. También hay que tener cuidad con escapes de agua.

Cómo detectar la Aluminosis

 Los edificios que tienen viguetas aluminosas deberán ser inspeccionadas, hay que tener en cuenta que en ocasiones las viguetas, que son los elementos más afectados, pueden estar ocultas por un falso techo, por lo que será necesario hacer catas. Si las viguetas presentan fisuras deberán repararse y reforzarse. 

La aluminosis puede confundirse con la carbonatación, para ver si es aluminosis se deberá hacer una prueba en un laboratorio de un trozo de hormigón.

Cómo reparar la Aluminosis

La reparación de la aluminosis es idéntica a la de la carbonatación, además se deberá reforzar estructuralmente.

Enlaces de interés sobre patologías del hormigón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *