quitar bañera y poner plato de ducha

Quitar bañera y poner plato de ducha

Los platos de ducha son mucho más accesibles que las bañeras, por lo que cambiar la bañera por un plato de ducha es una de las reformas más demandas por personas que necesitan un acceso fácil a la higiene diaria, también hay gente que sencillamente prefieren una ducha rápida a un largo baño, por lo que un plato de ducha es una opción mucho más práctica que una bañera.

Quitar bañera y poner plato de ducha sin reformar el baño entero

Si no quieres meterte en reformar el baño entero, pero no quieres renunciar a tener de un plato de ducha, lo ideal es quitar la bañera y colocar el plato de ducha en el mismo lugar que estaba la bañera, la adaptación es sencilla, y en tan solo 3 días la instalación quedará totalmente lista. En el caso de estar dispuesto a hacer una reforma completa se puede modificar la posición del plato de ducha, aunque hay que estudiar cada caso en partícular.

Cosas a tener en cuenta si no se reforma el baño completo

Vamos a ver que aspectos hay que tener en cuenta si no te planteas hacer la reforma del baño completo, si no que solo quieres quitar la bañera y en su lugar colocar el plato, las cosas a tener en cuenta son: tipos de plato de ducha, adaptación de tomas de fontanería y el problema de las baldosas.

Tipos de plato de ducha

En el mercado existen platos de ducha de distintos materiales y medidas, desde los clásicos platos cerámicos, platos de fibra o los más actuales platos de resinas. En todos los materiales hay distintas medidas, que se pueden adaptar a nuestro baño. Los platos de resina tienen un precio un poco más elevados, pero tienen varias ventajas, que los hacen nuestra elección preferida.

La ventajas de los platos de ducha de resina a las que nos referimos son básicamente tres:

  1. Existen medidas más grandes que los platos convencionales, y además pueden ser cortados a medida.
  2. Son más bajos que los demás platos, con una altura de tan solo 3cm.
  3. Mayor seguridad, son mucho más antideslizantes.

Adaptación de tomas de fontanería

Cuando hablamos de tomas de fontanería, nos referimos a la colocación del nuevo grifo y a la conexión del desagüe.

En el primer caso, la altura habitual de un grifo en una bañera es más baja que la toma adecuada para un plato de ducha, no es obligatorio hacer el cambio, pero es muy recomendable, ya que es más práctico tener el grifo a 1m de altura y poder manipularlo bien. Generalmente el cambio de altura es sencillo, aunque aveces con tuberías muy viejas, puede complicarse un poco.

En cuanto a la conexión del desagüe no suele causar ningún problema, y es suficiente con adaptar un trozo de tubo flexible a la nueva posición del desagüe del plato de ducha.

El problema de las baldosas en un cambio de bañera por plato de ducha

Cuando quitamos la bañera y colocamos el plato de ducha, nos quedamos con un trozo de pared sin azulejos, por lo que tenemos que decidir que material colocamos, además al subir el grifo a 1m de altura, también hemos tenido que romper algunas baldosas. En el caso de tener guardadas baldosas iguales a las que hay puestas lo podemos solucionar de manera fácil sin que se note la reforma, pero como no suele se lo habitual hay que tomar algunas decisiones:

  1. Colocar las baldosas necesarias para sustituir las baldosas rotas, eligiendo un modelo similar al existente.
  2. Quitar todas las baldosas de la zona del plato de ducha hasta 1m de altura y colocar nuevas baldosas.
  3. Quitar todas las baldosas de la zona del plato de ducha hasta el techo y colocar nuevas baldosas.

Por norma general, la opción 3 es la más recomendada, de esa manera la zona de ducha tiene un tipo de baldosa, y el resto del baño otro tipo, cosiguiendo efectos decorativos muy interesantes.

Ejemplo real de quitar bañera y poner plato de ducha

En este baño hemos realizado el trabajo de quitar bañera y poner plato de ducha. La bañera medía 160cm y la hemos cambiado por un plato de ducha de resina de las mismas medidas, para que el cambio quede lo más estético posible hemos colocado unos azulejos imitación gresite de un tono semejante a los azulejos existentes en toda la zona de ducha, de esa forma no hay que cambiar los azulejos de todo el baño, y en menos de tres días la reforma queda concluida.

Demolición de la bañera

Para quitar la bañera y poner un plato de ducha lo primero que hay que hacer es quitar con cuidado la bañera y los azulejos de la zona de ducha, con la precaución de no romper ninguno de los azulejos que no queremos quitar. Como siempre los escombros deben ser vertidos en un punto autorizado, donde se pueden reciclar para otros usos.

quitar bañera y poner plato de ducha
Estado inicial de la bañera

Preparación de paredes y base para el plato de ducha

Una vez quitada la bañera hay que preparar las paredes y la base para apoyar el plato de ducha con mortero. Tan solo dejamos libre la zona donde irá el desagüe de la ducha. También cambiaremos la altura de la instalación del grifo, ya que en la bañera va a una altura inferior a la del plato de ducha.

quitar bañera y poner plato de ducha
Preparación para colocar plato de ducha

Instalación del plato y azulejos

Finalmente instalamos el plato de ducha, los azulejos, la grifería y demás accesorios.

quitar bañera y poner plato de ducha
Instalación plato de ducha terminada

Presupestos gratuitos

Si estás pensando en quitar bañera y poner plato de ducha no dudes en contactar con nosotros, el presupuesto es totalmente gratuito y personalizado.

Quitar bañera y poner plato de ducha en 3 días
Etiquetado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *