Mortero monocapa, ventajas y desventajas de su uso en fachadas

El mortero monocapa es un revestimiento para fachadas que se empezó a usar en la década ochenta del siglo pasado como una mejora de los morteros de cemento. Es una evolución de los morteros tradicionales de cemento que después tienen que ser pintados, el mortero monocapa está pigmentado, es decir que lleva el color en si mismo, aplicándose en la fachada que da protegida y decorada. Es un mortero ideal para rehabilitación de fachadas o para fachadas nuevas.

mortero monocapa
Fachada con mortero monocapa

Aplicación de mortero monocapa en todo tipo de fachadas. Presupuestos gratuitos y sin compromiso.

El mortero monocapa se compone de áridos finos y distintos elementos que al mezclarse con agua generan una “pasta” fácil de manejar. Se puede aplicar a mano con una paleta y una llana o bien con una máquina de proyección. lo que permite un mayor rendimiento.

Ventajas del mortero monocapa

Las ventajas del mortero monocapa frente a un mortero de cemento tradicional son muchas, vamos a repasar algunas de ellas a continuación, primero podríamos hablar de la homogeneidad en la mezcla, es una ventaja muy importante, como el mortero monocapa se suministra de tal manera que solo es necesario añadirle agua, el producto resultante es igual en todos los puntos de la fachada, en morteros dosificados a mano, el producto final depende mucho más de la pericia del albañil.

En cuanto a la protección frente al agua de lluvia protegen al edificio dotando a la fachada de impermeabilidad a la vez que permite la transpiración del vapor de agua.

Otra ventaja importante del mortero monocapa es una mayor adherencia a la fachada y una mayor resistencia al descuelgue, gracias a las resinas que incorpora se “agarra” mejor a la fachada y además permite mayor carga, aumentando el rendimiento. 

Por último comentar otra de las ventajas, que tiene que ver con la poca retracción de la mezcla, evitando las fisuras.

Desventajas de los morteros monocapa

Los morteros monocapa también tienen desventajas, generalmente las desventajas tienen que ver con problemas constructivos que provocan daños en el mortero, y que tienen difícil solución, y me refiero a los temidos “chorreones” provocados casi siempre por una colocación deficiente de fiolas, que al recibir el agua de lluvia provocan manchas en las fachadas que son imposibles de limpiar sin tener que pintar encima.

Reparación en fachada con mortero monocapa proyectado

Otro de los problemas tiene que ver con la forma de aplicación, siempre se tienen que hacer paños completos, sin posibilidad de hacer pequeños retoques sin que se note, precisamente por eso se colocan junquillos de manera estratégica, para delimitar los paños que se pueden ejecutar en un día, estos junquillos evitan que la unión entre paños distintos quede mal.

Relacionado con la necesidad de hacer paños completos, podemos hablar de la imposibilidad de hacer reparaciones posteriores en la fachada, ya que siempre se notarán las zonas reparadas.

Acabados decorativos del mortero monocapa

El mortero monocapa se aplica extendiendolo en la superficie que queremos cubrir, y una vez extendido se pueden realizar distintos tipos de acabado, que se consiguen gracias al uso de herramientas específicas, los acabados más usuales son:

  1. Fratasado o liso. Cuando el mortero empieza a fraguar se aplica con una llana de fratasado humedecida en agua suaves pasadas en círculo, que consiguen alisar la superficie, eliminando los restos de mortero monocapa en las zonas que sobra y rellenando huecos donde falta. El acabado es “liso” y uniforme.
  2. Raspado o labrado. Este tipo de acabado también se conoce como “cempral”, se consigue con una llana de púas, que aplicada en círculos en el momento adecuado deja una textura más rugosa que el acabado fratasado.
  3. Gota o tirolesa. Este tipo de acabado es mucho más rústico y rugoso que los anteriores, sobre una primera capa de mortero monocapa ya endurecido se proyecta un salpicado del mismo material.
  4. Chafado. Este acabado es simplemente aplicar con una llana lisa un “chadado” de las gotas producidas en un acabado a la tirolesa.
  5. Piedra proyectada.  Una vez extendida una capa de mortero monocapa se proyectan pequeñas piedrecitas sobre el mortero, y posteriormente con una llana se les presiona para que queden embutidas sobre el mortero, se pueden mezclar distintos colores de piedra con morteros a juego.

Mejoras a los morteros monocapa

Una mejora muy interesante es aplicar un hidrofugante en el primer año del monocapa, una vez el secado es completo se aplica el hidrofugante que es totalmente transparente, con lo que conseguiremos que el mortero permanezca más limpio e impermeable. 

Este tratamiento deberá repetirse cuando deje de tener eficacia, dependiendo del hidrofugante utilizado la duración puede variar entre uno y diez años.

Normativa vigente de mortero monocapa

Todos los materiales utilizados en cualquier obra en España tienen que cumplir una serie de normativas, la normativa en cuanto a morteros monocapa es la UNE-EN 998-1:2003 que indica las especificaciones de los morteros para albañilería. Parte 1: Morteros para revoco y enlucido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *