La resistencia térmica

La resistencia térmica es uno de los conceptos más utilizados a la hora de elegir un aislamiento, es un dato que nos va a dar el fabricante y está relacionado con el concepto de conducción térmica del que ya hemos hablado.

Podríamos decir que la resistencia térmica es la capacidad de un material a oponerse a que el calor pase por él, es decir contra más resistencia térmica tenga un material aguantará más el cambio de temperatura entre un lado y otro.

Para determinar la resistencia de un material influirá la conducción térmica del material y el grosor.

La resistencia se mide con la letra R y es la división entre el espesor del material y su conducción, su fórmula es: R= e/ λ

Ejemplos de resistencia térmica de algunos materiales

Poliestireno extruido de 4cm – R=1,20 m² K/W

– Poliestireno extruido de 6cm – R=1,80 m² K/W

Poliestireno espandido de 4cm – R=1,02 m² K/W

– Poliestireno espandido de 6cm – R=1,62 m² K/W

Lana mineral de 5cm – R=1,35 m² K/W

– Lana de Roca de 4cm – R=1,05 m² K/W

Hay que tener en cuenta que estos datos pueden variar de un fabricante a otro, por lo que deberemos mirarlo siempre a la hora de elegir el material que más nos interese, en ocasiones es mejor perder algo de resistencia térmica para conseguir algunas otras ventajas del material a usar.