Las impermeabilizaciones en edificios ya construidos la mayoría de veces  se producen con caucho, en este artículo vamos  a conocer un poco mejor este producto tan usado y ver si es la mejor opción para impermeabilizar una terraza.

Caucho es un nombre genérico

El nombre de caucho se aplica genéricamente a los productos impermeabilizantes líquidos que se aplican generalmente mediante rodillo y brocha.

El caucho es un producto natural que se obtiene de algunos árboles, para más información sobre el caucho natural os dejo un enlace a la wikipedia, aunque la mayoría del caucho que se usa en la actualidad es caucho sintético.

Por norma general los productos naturales son mejores que los sintéticos, pero en este caso ocurre lo contrario, es mucho mejor el caucho sintético que el natural, ya que este último es modificado para mejorar propiedades físicas, mecánicas  y químicas, por lo que durará más tiempo, aguantará más los movimientos del edificio y resistirá mejor las condiciones medioambientales..

Son muchas las aplicaciones del caucho, como por ejemplo los neumáticos, pero la que a nosotros nos interesa como es evidente es la impermeabilización de superficies.

Tipos de impermeabilizantes

Como ya hemos dicho de forma coloquial llamamos caucho a todos los impermeabilizantes “acuosos”, los más comunes son impermeabilizantes acrílicos, impermeabilizantes de poliuretano y últimamente se empieza a utilizar silicona líquida. En otros posts analizaremos cada uno de estos tipos de forma separada.

Cada impermeabilización requerirá un tipo de producto, los hay que son transitables frente a otros que solo son “pisables”, los hay que resisten los rayos ultravioletas y los hay que no, algunos son más elásticos que otros, algunos pueden estar en contacto permanente con agua y otros no. Existen de diferentes colores, incluso existe el caucho transparente. En definitiva, para cada situación existe el producto idóneo.

Ventajas de las impermeabilizaciones con caucho frente a telas asfálticas.

La principal ventaja es la facilidad de aplicación del caucho, sobre todo en puntos conflictivos, como encuentros con chimeneas o rincones, sumideros u otros puntos singulares. En esos puntos conflictivos las telas asfálticas son difíciles de recortar y soldar.

Otra de las ventajas principales de las impermeabilizaciones hechas con caucho es que a la hora de detectar una filtración es mucho más sencillo hacerlo en este tipo de impermeabilizantes que en las telas asfálticas u otro tipo de impermeabilizantes basados en láminas. Además el mantenimiento es más factible ya que será suficiente con aplicar una mano más de caucho al cabo de los años, mientras que el mantenimiento de las telas es prácticamente imposible.

Existen gran variedad de colores para el caucho sintético, aunque los más comunes son rojo, verde o gris.

Nada más por ahora, si quieres comentar tus experiencias en impermeabilizaciones tus opiniones será útiles para todos.

 

Un saludo

 

Impermeabilizaciones con caucho
Etiquetado en:                    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *